Agenda Escuela de Gobierno

mar
31
13:00

Estimating Discount Functions with Consumption Choices over the Lifecycle.

Cara a cara con Joaquín Lavín en la UAI Sobre las lecciones que él sacó el gabinete tras la tragedia en la mina San José, sobre su derrota en las elecciones y sus desafíos como ministro de educación conversó Joaquín Lavín cara a cara con nuestro rector.

Cara a cara con Joaquín Lavín en la UAI

Sobre las lecciones que él sacó el gabinete tras la tragedia en la mina San José, sobre su derrota en las elecciones y sus desafíos como ministro de educación conversó Joaquín Lavín cara a cara con nuestro rector.

¿Es muy difícil perder? Con esta pregunta abrió el cara a cara el rector Andrés Benítez. El Ministro, mostrándose abierto y sincero respondió “sí, y mucho porque en este mercado el producto es una persona la que está en juego. Hay mucha pasión y mientras más estrecha es la diferencia, uno se ilusiona y más duele”.

“Pero yo soy una persona que da rápidamente vuelta la página, en su momento dolió, pero no fue un drama. Como dice la novicia rebelde,  cuando se cierra una puerta, se abre una ventana”, señaló en forma relajada.

Esta forma de medir a todo el gabinete bajo la bara “Golborne”, se debe, como exlpicó Lavín, al exitoso rescate de los 33 mineros del yacimiento San José. El Ministro de Educación, que ha sido siete veces candidato a cargos como alcalde, doputado, senador y Presidente, abordó un tema calve: ¿Cómo mantener la popularidad?, aludiendo al fenómeno en el que se convirtió Lawrence Golborne, quién tras la operación San Lorenzo, saltó a los primeros lugares de las encuestas como uno de los políticos con más futuro. “Tiene que ver con la fuerza de voluntad, con la resistencia. La vida política es muy dura. Una persona se puede desalentar pronto, y cuando eso se pierde, hay quienes tienden a retirarse”, señaló el ministro.

El Ministro Golborne tiene mucha potencialidad, su gestión ha sido eficiente, organizada y con éxito. Con esa vara nos van a medir al resto de los Ministros, la gente nos va a juzgar de la misma manera”, señaló. “Pero no hay que cuidar la popularidad, pues inhibe las energías”. Además, bromeó con el segundo lugar que ocupa ahora en popularidad: “he pasado por todos los niveles de popularidad, muy buena, buena, mala, cero y ahora el segundo lugar”.

Respecto a su designación como Ministro, Lavín contó que fue una absoluta sorpresa. “Estábamos de vacaciones en Chillán cuando recibí la llamada del Presidente. En un principio fue abrumador. Mi señora estaba indignada porque me tocó la cartera más difícil, sin embargo, esta ha sido el año con menos huelgas estudiantiles de muchos años”, contó.

Joaquín Lavín destacó al rector su desafío “Mini Golborne”, que aunque no tuvo la misma emoción que el rescate de la mina, logró la meta de reiniciar las clases en 45 días en las zonas más afectadas por el terremoto y el maremoto. Benítez le preguntó sobre esta nueva forma en la que Obama catalogó a nuestra operación como “Chilean Way”, que para el exterior es nuestra nueva marca-país con la que se asocia al gobierno. “Hacer las cosas a la chilena hoy es hacerlas de corazón y de forma eficiente. El mundo nos mira por eso y está impresionado”, señaló Lavín.

El Ministro adelantó las 3 principales metas de su ministerio:
-Educación de calidad que implique cambios sustanciales en el largo plazo. Para esto se necesita subir el resultado del SIMCE de cuarto básico.
-Aumentar significativamente el número de personas que estudien pedagogía con puntaje sobre 600 puntos.
-Aumentar colegios municipales de excelencia y revivir los liceos tradicionales de antaño que por algún motivo bajaron su rendimiento.