Por primera vez, la ministra del Trabajo, Javiera Blanco, reveló ayer algunas definiciones del contenido de la reforma laboral que ingresará al Congreso a fines de este año y se tramitará durante 2015.

En un seminario organizado por la Escuela de Gobierno de la Universidad Adolfo Ibáñez —en que reunió al Ministerio del Trabajo, la CUT y la CPC— la autoridad prefirió hablar de agenda laboral, en vez de reforma. Un matiz que, según conocedores del proceso de preparación de la iniciativa, responde al interés del Ministerio de Hacienda por mejorar las expectativas del sector privado.

La ministra Blanco precisó que dicha agenda incluye temas en capacitación, inserción laboral de jóvenes y mujeres y, finalmente, derechos colectivos.

Los detalles
Partió precisando lo que entenderán como titularidad sindical, uno de los nueve titulares de la reforma que plantea el Gobierno. “La titularidad sindical no significa un sindicato único, tampoco estamos llevando esto al concepto de sindicalización automática. Lo que nosotros estamos respetando son los principios de la OIT, por lo tanto, el principio de libertad sindical”, afirmó Blanco. “No podemos prohibir que el empleador negocie cada uno de los contratos individualmente”, agregó.

Eso sí, aclaró que se terminará con la figura de los “grupos negociadores”, que se constituyen exclusivamente para una negociación determinada.

“Lo que nosotros sí queremos fomentar es la existencia de diálogo a través de organismos e instituciones estables que para nosotros son los sindicatos”, dijo la ministra.

En otro titular de la reforma, que es el fin de reemplazo en huelga, precisó que habrá excepciones. “Estamos poniendo todos los incentivos para que no se llegue a huelga, pero en caso de que se presente, quien accede a esa huelga es exclusivamente el sindicato que está negociando, no toda la empresa”. Dice que tienen que existir los servicios mínimos en faenas críticas. En el caso de paralización de una caldera, por ejemplo, tiene que existir un acuerdo para que esta siga funcionando.

Por último, descartó incluir en el proyecto la negociación interempresas y las indemnizaciones por años de servicio.

 

Reacciones
Estas precisiones molestaron a la presidenta de la CUT, Bárbara Figueroa, quien afirmó la titularidad sindical plena.

“Es preocupante escuchar estas palabras porque lo que hacen es instalar una sombra de duda respecto de lo que nosotros entendíamos que ya había sido abordado. Lo mismo pasa con los sindicatos interpresa, que se señala que no vendrían en el marco de este proyecto, pese a que esto fue discutido con el ministerio en una reunión el 4 de octubre”, afirmó.

La dirigenta de la CUT pidió que el Gobierno ingrese el proyecto de ley a la brevedad para “despejar ambigüedades”.

Por el contrario, el gerente general de la CPC, Fernando Alvear, valoró la precisión de la ministra respecto de la posibilidad de la empresa de no negociar con un sindicato único.

“Creemos que el titular de la negociación colectiva no es el sindicato sino que es el trabajador. Esta es nuestra concepción y está basada en el concepto de libertad”, afirmó.

Captura de pantalla 2014-11-06 a la(s) 12.29.42

 

 

Fuente: Economía y Negocios

 

 

Centro de Políticas Laborales / Escuela de Gobierno UAI