Centro de Políticas Laborales

23.06.2017
Andrea Repetto Directora CPL   El sistema de ahorro colectivo es una innovación a evaluar   De acuerdo a los anuncios del gobierno, está próximo a ingresar al Congreso un proyecto de ley de reforma al sistema de pensiones para su discusión. Uno de los ejes centrales de la propuesta del ejecutivo es la creación […]

Andrea Repetto
Directora CPL

 

El sistema de ahorro colectivo es una innovación a evaluar

 

De acuerdo a los anuncios del gobierno, está próximo a ingresar al Congreso un proyecto de ley de reforma al sistema de pensiones para su discusión. Uno de los ejes centrales de la propuesta del ejecutivo es la creación de un nuevo sistema de ahorro colectivo que reforzaría el pilar contributivo, hoy de ahorro individual.

 

Este fondo se establecería sobre la base de una cotización del 5% del salario de cargo del empleador, que entraría en régimen de manera gradual en un plazo de 6 años. Se establece una nueva cotización previsional de 5% de cargo del empleador que entrará en régimen gradualmente en 6 años. Del total de esta nueva cotización, tres puntos serían depositados en una cuenta individual heredable, mientras que los dos puntos restantes permitirían entregar recursos adicionales a quienes están ya jubilados o próximos a jubilarse, y a complementar las pensiones de las mujeres. Esta cotización adicional sería administrada por una entidad pública autónoma –por crearse—que tendrá el mandato de velar por los intereses de los cotizantes y pensionados.

 

En este número del Boletín del Centro de Políticas Laborales de la Escuela de Gobierno UAI abordamos dos de los aspectos de esta propuesta: el concepto de ahorro colectivo y la creación de una nueva entidad pública.

 

El primer artículo, escrito por Julio Guzmán, compara la eficiencia de crear un sistema de ahorro colectivo, basado en cuentas individuales heredables, en relación a la de crear un seguro para la longevidad. De acuerdo a su análisis, un seguro permitiría elevar más las pensiones, pues quienes no lo utilicen liberan recursos para elevar los beneficios entregados a todos.

 

En el segundo artículo, junto a Ignacio Finot, describimos dos ejemplos internacionales del manejo de fondos de pensiones por parte de una entidad pública: el Canada Pension Plan Investment Board y el U.S. Thrift Savings Plan.  Si bien no realizan las mismas funciones que las AFP, destacan sus rentabilidad neta de costos, y en particular, en el caso del U.S. Thrift Savings Plan, sus bajos costos de administración –alrededor de la décima parte del costo de las AFP–. Ello guarda relación con que invierte en forma pasiva, y porque al agregar los activos de clientes individuales en un único fondo se ahorra en marketing y ventas, y los vuelve atractivos para su administración por parte de financieras que compiten por su manejo vía comisiones.

 

Una vez más, los invitamos cordialmente a leer esta nueva edición del Boletín del Centro de Políticas Laborales de la Escuela de Gobierno UAI.