El interés del Director del Doctorado en Procesos e Instituciones Políticas de la Escuela de Gobierno de la Universidad Adolfo Ibáñez, Aldo Mascareño, por el sociólogo alemán Niklas Luhmann –reconocido mundialmente por su teoría de sistemas sociales-, nace desde que era un estudiante.

 

Al principio, cuando se relacionó con los profesores chilenos Darío Rodríguez y Miguel Chávez, quienes habían estudiado y trabajado con Luhmann en la década de 1980 y luego, cuando realizó su doctorado en Sociología, Universidad de Bielefeld, Alemania. “Luhmann trabajó 30 años en esta universidad, desde 1968 a 1998, año de su muerte. Yo estudié en Alemania con algunos de sus colaboradores, con quienes continuamos actualmente el intercambio académico”.

 

Aquí, cuenta las razones que lo motivaron a realizar la traducción de una de las obras más reconocidas del pensador alemán.

 

– ¿Por qué decidiste traducirlo al español?

 

En sus 30 años de producción académica, Luhmann desarrolló un nuevo paradigma en sociología de sistemas sociales complejos. A la base de esta teoría están los conceptos de complejidad, autorreferencia, autoorganización, autoproducción. En múltiples libros y artículos Luhmann analizó distintos sistemas sociales como el derecho, la ciencia, la política, la educación, el arte, la intimidad, las organizaciones, la evolución de las ideas, y también la economía. Varios de estos libros habían sido traducidos al español, pero no La Economía de la Sociedad (Die Wirtschaft der Gesellschaft), el único libro de Luhmann donde sistemáticamente se aborda la economía moderna como sistema social complejo. A mi juicio, este es uno de los libros más originales, pues combina estos nuevos desarrollos teóricos con análisis sociológicos e históricos de las características centrales de la economía moderna, tanto en términos de evolución social como de evolución de las ideas, además de observar problemas contemporáneos en teoría de decisión, en organizaciones modernas, y de intervención política en organizaciones económicas.

– ¿Cuál es el aporte de este libro a la sociedad hispanoamericana/chilena?

 

Creo que uno de los principales aportes de este libro consiste en mostrar el carácter no-trivial de la economía moderna. Especialmente desde los discursos públicos estamos acostumbrados a pensar que la economía puede ser manejada mecánicamente para lograr algo así como un ‘estado de equilibrio’. Incluso cuando la inestabilidad se hace evidente, algunos se apresuran a celebrar ‘el fin del modelo’. Lo que la sociología de la economía de Luhmann muestra, es que la que la economía constantemente controla su inestabilidad por medio de inestabilidad. Esto hace que ella nunca esté en un estado de equilibrio, y precisamente gracias a eso, puede responder con flexibilidad a sus propias inestabilidades e interactuar dinámicamente con las inestabilidades de su entorno político, jurídico, científico y tecnológico. La economía moderna es un sistema complejo, no una máquina trivial que se puede manejar a gusto de un supuesto maquinista. Es, además, un sistema que reacciona muy rápidamente a las descripciones que se hacen de él. Por ello regularmente las predicciones económicas no funcionan, pues el sistema introduce el futuro de la predicción en las operaciones económicas presentes, con lo que el futuro que se había predicho ya no puede ser el mismo. Solo esto debiera bastar para mostrar cuán poco trivial es la economía moderna.

 

– ¿Qué puede ser interesante de contar y aportar a la comunidad de este libro?

 

El libro es de interés para cualquiera que quiera observar cómo funciona la economía en la sociedad moderna. No se trata de un libro de teoría económica vista desde la economía, sino de sociología de la economía. En este sentido, constantemente nos vemos enfrentados en el libro a los componentes y relaciones principales de la economía (precios, mercado, producción, escasez, capital, trabajo, dinero) pero desde la perspectiva de su contribución a la producción de socialidad. Entre los aportes más originales del libro cuentan para mí la idea del control de inestabilidad por medio de inestabilidad, el consumo como operación oculta de la oposición capital/ trabajo, la transferencia de libertad que hace el dinero al ser entregado a cambio de un servicio o bien, la transformación histórica de la propiedad en dinero como medio simbólico de la economía, el efecto pacificador del dinero al hacer aceptable una transacción entre bienes escasos solo porque se paga por ello, la regulación política como reducción de diferencias entre presente y futuro. Me parece que este libro es de interés para la historia del pensamiento y la teoría económica, para la filosofía política, para la ciencia y economía política, para el derecho y, por supuesto, para la sociología. Pero creo que es de especial interés para todos quienes se proponen ‘planificar’ la acción económica, sea en el sentido amplio de planificación política, como en el sentido más restringido de su manejo por técnicas económicas. Para ambos casos, el mensaje es: la economía es un sistema social complejo que reacciona de manera dinámica e incierta a cualquier intervención e intento de planificación.

 

– ¿Harás otras traducciones en el futuro de este u otro autor?

 

Sí. Actualmente traduzco el libro de Luhmann Poder en el Sistema (Macht im System). En el futuro podrán definirse otros. El archivo de Luhmann, manejado por la Universidad de Bielefeld, es vasto y se trabaja en él exhaustivamente en la actualidad, por lo que constantemente aparecen obras en alemán que ameritan una traducción al español. Por ahora no estoy interesado en traducir a otros autores. Creo que la traducción exige un conocimiento y una compenetración muy profunda con el pensamiento de un autor; esa es la que yo tengo con el pensamiento de Luhmann. A él, por tanto, lo puedo traicionar menos.